Desde el Análisis Genético KDNA Genomics Runner, se informa acerca de la influencia de la composición genética del deportista, sobre sus valores sanguíneos de Colesterol HDL (“el bueno”) en situación basal, es decir sin que estén condicionados por la práctica del ejercicio. El conocimiento de su tendencia genética individual, va a permitir al deportista y al profesional responsable de la solicitud de una analítica sanguínea, bien dentro del seguimiento de su actividad deportiva o bien en el ámbito privado de su salud, tener una referencia individualizada del ateta que permita valorar los resultados también desde la perspectiva genética y por lo tanto con un conocimiento más amplio y riguroso sobre el mismo. Las lipoproteínas de mayor densidad (HDL/”Colesterol bueno”), movilizan el colesterol desde las arterias hacia el hígado, para su posterior transformación en la bilis (elemento que participa en el intestino en la emulsión de las grasas). De esta forma contribuye a que no se formen depósitos de grasa en la pared de los vasos sanguíneos, disminuyéndose el calibre de los mismos y también sus propiedades elásticas. No viéndose así, dificultado el paso de la sangre y por lo tanto también el aporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos. En cuanto a este parámetro, señalar que valores de colesterol HDL elevados no se consideran algo negativo, sino por el contrario se estima contribuyen a disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular, sobre todo si se acompañan de bajos valores de colesterol LDL.

Centro de preferencias de privacidad

Contacto
close slider