Desde el Análisis Genético KDNA Genomics Runner, se informa acerca de la influencia de la composición genética del deportista, sobre la Respuesta Glucídica que se produce, ante una sobrecarga de glucosa. Esta tendencia se mantiene tanto en individuos sin entrenar, como después de haber seguido una rutina de entrenamiento aeróbico. El conocimiento de su tendencia genética individual, va a permitir al deportista y al profesional responsable de la solicitud de una analítica sanguínea, bien dentro del seguimiento de su actividad deportiva o bien en el ámbito privado de su salud, tener una referencia individualizada del deportista que permita valorar los resultados también desde la perspectiva genética y por lo tanto con un conocimiento más amplio y riguroso sobre el mismo. Cuando se consumen hidratos de carbono la glucosa pasa a la sangre, tras ser detectada por el páncreas, este libera insulina, para que la glucosa sea llevada a las células musculares, donde será utilizada como energía. En el caso de que  la glucosa no sea consumida como energía en su totalidad, una parte se almacenará en el hígado y músculo, formado depósitos de glucógeno y el resto se va a convertir en grasa en el hígado, almacenándose en el tejido adiposo. Es importante destacar que el ejercicio aeróbico practicado de forma regular, va a tener como consecuencia muy positiva para la salud del deportista, un aumento de la sensibilidad de los tejidos a la acción de esta hormona. Es decir, el que la necesidad de insulina para mantener la glucemia dentro de rangos de normalidad, sea menor. Así pues, señalar que sus valores van estar directamente relacionados tanto con el mantenimiento de un óptimo Peso Corporal en el deportista, como con su Rendimiento (depósitos de glucógeno), Fatiga (aporte de glucosa al músculo) y Recuperación Post-Ejercicio (efecto anabólico).

Contacto
close slider