Desde el Análisis Genético KDNA Genomics Multi Sport, se informa acerca de la influencia de la composición genética del deportista en cuanto a su susceptibilidad personal a presentar un mayor aumento en la fuerza muscular isométrica en el bíceps, como resultado de la respuesta adaptativa que se produce ante un entrenamiento de fuerza y/o potencia. La fuerza en general, es una cualidad del músculo que permite movimientos como lanzar un objeto o movilizar el cuerpo. Se necesita disponer del nivel adecuado de fuerza para poder realizar actividades, como: mantener la postura, estar de pie, andar, saltar, correr, etc. Desde el enfoque del rendimiento deportivo, vemos que va estar directamente relacionada con dos aspectos fundamentales, como son: las técnicas de ejecución deportiva y la velocidad de los movimientos. En cuanto a la fuerza muscular isométrica, señalar que su medición se realiza mediante el uso de un dinamómetro. Se valora por ejemplo, la fuerza en ambas manos, bíceps, flexión de piernas y flexión de tronco (espalda).

Contacto
close slider