Desde el Análisis Genético KDNA Genomics Multi Sport, se informa acerca de la influencia de la composición genética del deportista en cuanto a su susceptibilidad personal a presentar una mayor sensibilidad a la Insulina, así como una mejor respuesta Glucídica, como resultado de la respuesta adaptativa que se produce inducida por un entrenamiento de resistencia aeróbica de intensidad sub-máxima. Cuando se consumen hidratos de carbono la glucosa pasa a la sangre tras ser detectada por el páncreas libera insulina, para que la glucosa sea llevada a las células musculares, donde será utilizada como energía. En el caso de que  la glucosa no sea consumida como energía en su totalidad, una parte se almacenará en el hígado y músculo, formado depósitos de glucógeno y el resto se va a convertir en grasa en el hígado, almacenándose en el tejido adiposo. Es importante destacar que el ejercicio aeróbico practicado de forma regular, va a tener como consecuencia muy positiva para la salud del deportista, un aumento de la sensibilidad de los tejidos a la acción de esta hormona. Es decir, el que la necesidad de insulina para mantener la glucemia dentro de rangos de normalidad, sea menor.

Contacto
close slider