Desde el Análisis Genético KDNA Genomics Runner, se informa acerca de la influencia de la composición genética del deportista, en cuanto a su susceptibilidad personal a presentar un menor Daño Muscular inducido por el esfuerzo físico, según el nivel de intensidad de las contracciones musculares. Para el deportista el desarrollo de su actividad física, va a representar una situación de estrés mecánico en la que puede llegar sufrir un daño muscular, debido a las microrroturas que tienen lugar como consecuencia de las intensas contracciones musculares, principalmente aquellas de carácter excéntrico, que se generan, durante por ejemplo la carrera continua. Por otra parte se debe tener en cuenta, que además este daño se va a originar también en aquellas situaciones en las que se produzca una  mayor  sobrecarga o estiramiento (ejercicios excéntricos), como pueden ser por ejemplo, las incluidas en entrenamientos orientados a la mejora de la fuerza explosiva y/o velocidad en carrera. Esto es debido, a que durante estos entrenamientos el deportista suele realizar intensas contracciones excéntricas que dan lugar a un importante alargamiento de las fibras musculares, provocando a su vez que estas soporten altos niveles de tensión. Se consideran ejercicios excéntricos aquellos en los que ante una resistencia, el musculo se estira a la vez que genera una gran tensión. Van a tener por lo tanto mayor incidencia en el fortalecimiento de los tendones, aunque también van a actuar sobre los músculos y articulaciones. Para el deportista poder introducir en su rutina de entrenamiento, un mayor volumen de ejercicios de fortalecimiento de carácter excéntrico con un menor riesgo de daño muscular (según composición genética), le va a suponer notables mejoras de cara a su rendimiento.

Centro de preferencias de privacidad

Contacto
close slider